Mhuel rechaza la simbología religiosa en los actos de posesión de cargos públicos

Una vez más, el presidente y después los ministros del nuevo gobierno juran o prometen al tomar posesión de su cargo delante dela Biblia y de un crucifijo. Este hecho atenta contra el artículo 16, punto 3 de la Constitución española donde se manifiesta que “ninguna confesión tendrá carácter estatal”.

A los ciudadanos no nos importa en absoluto qué religión profesan los nuevos cargos gubernativos, si ellos en calidad de creyentes estiman que deben jurar ante su dios ejercer sus funciones con lealtad al rey y demás condiciones legales, por favor que vayan a un templo y lo hagan en la intimidad, pues se trata de algo que pertenece a la esfera de lo privado.

Los ciudadanos esperamos que sean honestos, que cumplan con lo prometido en campaña electoral, que mejoren las condiciones de vida de los más humildes, que profundicen en la práctica democrática, en la igualdad, en la libertad y en la justicia social. Pero que su promesa sea efectuada delante exclusivamente de la ley de leyes, dela Constitución, que es igual para todos, creyentes y no creyentes.

¿Cuándo vamos a ser capaces de liberarnos de la escenografía católica en los actos públicos? ¿Cuándo los representantes políticos tomarán medidas para erradicar todo signo confesional en los actos públicos?

Por un Estado Laico, por la derogación del Concordato.

Movimiento hacía un Estado laico (Mhuel)

Anuncios

Europa Laica rechaza el juramento de Mariano Rajoy ante el crucifijo

Declaraciones del presidente de Europa Laica:Francisco Delgado

EL JURAMENTO ANTE EL CRUCIFIJO, POR PARTE DEL JEFE DE GOBIERNO (MARIANO RAJOY) ESTA MAÑANA Y, POSIBLEMENTE, MAÑANA DE LOS MINISTROS, ES ANACRÓNICO E ILEGÍTIMO Y VULNERA, UNA VEZ MÁS, LA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA.

Una vez más, el jefe del Estado y el jefe del Gobierno se inclinan ante un crucifijo, en un acto anacrónico y que ofende a millones de ciudadanos y ciudadanas, que no son católicos en este país.

El juramento o promesa del presidente de Gobierno (Mariano Rajoy) y, posiblemente, mañana de los Ministros se ha convertido en este tiempo de democracia y desde 1979 en un  acto confesional católico, al margen de la Constitución, hecho que deslegitima dicho acto.

Hay que repetirlo una vez más, la corona española, además de parlamentaria, es católica y romana e impuesta por el régimen anterior a 1976, aunque en su día formara parte de consenso constitucional de una parte de los políticos de la época, ha pasado suficiente tiempo, para que la ciudadanía, en quien reside -realmente- la soberanía, se replantee la forma de Estado y más, si nos atenemos a la opacidad de la institución, a su idiosincrasia hereditaria, y a su carácter confesional.

Europa Laica rechaza que un acto de esta naturaleza, que debería ser neutral en materia ideológica, en cuanto a convicciones individuales se refiere. Al igual que viene rechazando el uso de un símbolo particular como es el crucifijo, que nos merece todo respeto (como símbolo de los cristianos) , pero que en este caso y en otros se impone, simbólicamente, al conjunto de la ciudadanía de forma palpable, cuando no todos son católicos.